Por: Peggy J. Turk Boyer.

Para aquellos que tuvieron la buena fortuna de conocer a Jeanette Clifton, su cálido corazón, su maravillosa sonrisa y su forma amable perdurarán en nuestros corazones. Jeanette vivió la vida plenamente, siguiendo su credo de que “Cada día es un regalo”. Nació como Jeanette Edith Foy en Williamston, Michigan, el 8 de octubre de 1935, donde pasó su juventud en una granja familiar. Asistió a la Universidad Estatal de Michigan, donde se graduó en 1958 con un título en ciencias y educación en enfermería. En su tercer año conoció al amor de su vida y alma gemela, Rodger Joseph Clifton, quien se convirtió en su compañero de vida durante 59 años. En 1974 los dos se mudaron con sus cuatro hijos a Tucson, Arizona, y desde allí se aventuraron a Puerto Peñasco, Sonora y de regreso. Cuando se despidió por última vez el pasado 1 de mayo de 2021 en Tucson, Jeanette fue abrazada por sus tres hijos sobrevivientes (Patrick, Michael y Matthew), su hermano (Mike) y muchos nietos, ¡y afirmó que fue el mejor día de su vida! Su familia de amigos era numerosa y muchos la extrañarán.

Fue en Puerto Peñasco a principios de los 80 donde nuestros caminos se cruzaron por primera vez, sembrando lo que se convertiría en una amistad y colaboración para toda la vida. En ese momento, yo era la directora residente y fundadora de CEDO, el Centro Intercultural para el Estudio de Desiertos y Océanos, que estaba en sus primeras etapas de formación como institución ambiental, cargo que ocupé durante 40 años. Ubicado en lo que algunos llamaban “El Álamo” y otros llamaban “El Castillo”, el edificio de estilo monástico griego de CEDO era un punto de referencia local que atraía a visitantes habituales. Un día, los Clifton se presentaron en la puerta de CEDO como turistas curiosos. Participaron en una de las charlas regulares de historia natural que ofrecíamos al público y luego se unieron a nosotros para vivir aventuras en la zona intermareal. Nuestra amistad floreció a partir de ahí. Los Clifton vieron a CEDO como un camino para involucrarse con la comunidad de Puerto Peñasco y comenzaron a ofrecer un apoyo fundamental a nuestros esfuerzos; estuvieron allí para CEDO y nuestra familia en todo momento.

Jeanette y Rodger compraron su primera casa de playa en Puerto Peñasco en 1975 y se mudaron allí definitivamente en 1992. Jeanette había obtenido su licencia inmobiliaria en Tucson, y continuaron esta línea de trabajo en Rocky Point, abriendo la firma inmobiliaria First Mexican Investments (FMI).

Sin embargo, la verdadera pasión de Jeanette era la filantropía. Dondequiera que iba, encontraba formas de contribuir a la comunidad, tanto en Tucson como en Puerto Peñasco.

Ella y Rodger apoyaron innumerables causas sociales y ambientales y se preocuparon por muchas personas y familias individuales. En 1985, cuando Darío Beltrán, uno de los primeros empleados de CEDO, fue diagnosticado con cáncer de hígado, ofrecieron apoyo a la familia. Cuando Toño, un joven prometedor de Peñasco que había perdido a su padre en un accidente de pesca fue descarriado por unos delincuentes, encontraron la manera de sacarlo de las calles involucrándolo con CEDO, aportando dinero para que pudiéramos apoyarlo. Su continuo apoyo y aliento a lo largo de los años lo ayudaron a salir adelante. Se pueden contar historias similares para innumerables residentes de Peñasco que se beneficiaron de su amabilidad y generosidad. Brindaron apoyo continuo al Programa Municipal de Desarrollo Integral de la Familia (DIF), la Casa Hogar José Davalos Valdivia (para personas mayores) y el Hogar Infantil Amores de Peñasco. Comenzaron una clínica de fisioterapia en 1995, contratando fisioterapeutas de Tucson para ayudar a equipar y apoyar a más de 200 pacientes por semana. Apoyaron a los ministerios Amore mientras construían más de 1,000 viviendas para familias necesitadas en Puerto Peñasco. Los beneficiarios de la comunidad fueron tantos que es imposible nombrarlos a todos, pero es de destacar que Jeanette fue la primera ciudadana estadounidense en ser reconocida como la “Mujer del Año” de Puerto Peñasco. En 2014, el concejo municipal del alcalde Gerardo Figueroa Zazueta votó para nombrar la carretera a la Bahía de Cholla frente al Centro de Convenciones como Boulevard Rodger y Jeanette Clifton, en su honor. Después de 25 años, en 2015 cuando la salud de Rodger comenzó a decaer, los Clifton regresaron a Tucson, donde Jeanette continuó su filantropía en el comedor social Casa María y en el Centro de mujeres Sister Jose. En 2016, Tu Nidito la reconoció como una de las “mamás notables” de Tucson.

Jeanette también se dedicó a muchas causas ambientales, principalmente con CEDO. En 1984, cuando recolectamos huesos de la ballena de aleta varada en el Estero La Pinta para exhibirlos en CEDO, Cliftons ayudaron a financiar esta icónica muestra. Cuando CEDO se incorporó en México y Estados Unidos, apoyaron estos esfuerzos y se unieron a nuestro consejo directivo de Estados Unidos. Rodger y Jeanette participaron en el programa de docentes de CEDO, iniciado por la vecina de Las Conchas Kitty Alcott en 1988, mediante el cual formamos un equipo de profesionales jubilados que ofrecían a CEDO sus servicios como voluntarios.

Este programa operó durante los años 90 y en el nuevo milenio, cuando CEDO comenzó a tener los recursos financieros para contratar empleados. Los docentes ayudaban a dar recorridos públicos en CEDO, organizar actividades de recaudación de fondos, recorridos por las casas de Las Conchas y pavimentaron el patio de CEDO, erigieron plataformas de anidación de águilas pescadoras y se ofrecieron como voluntarios en la tienda de regalos, cada uno de acuerdo con sus propios talentos. ¡Jeanette nos enseñó cómo realizar fiestas y subastas de recaudación de fondos! También encabezó el desarrollo de los Earthships de CEDO.

Un día, al darse cuenta de que había una oficina administrativa muy llena y dinámica en el edificio principal de CEDO, Jeanette tuvo la idea de que la tienda de regalos, también ubicada en la oficina, contara con un espacio separado.

Había participado en talleres en Taos, Nuevo México, sobre Earthships, construcciones energéticamente eficientes construidas con llantas usadas llenas de arena o tierra. Decidió llevar esa tecnología a CEDO y Puerto Peñasco.

El primer Earthship de CEDO se inauguró y abrió en noviembre de 1993 y se convirtió en nuestra tienda de regalos, construida enteramente con trabajo voluntario. Fue el primer Earthship sobre construido en suelo Latinoamericano.

En el otoño de 1999 se completó el segundo Earthship de CEDO, que se convirtió en una sala de conferencias y sala de exposiciones de usos múltiples. Jeanette coordinó y financió estas iniciativas y construyó otros Earthships en el área, lo que provocó una escasez temporal de neumáticos usados. Jeanette y el equipo de CEDO ayudaron a llevar esta tecnología a la Reserva de la Biosfera del Pinacate.

En 1988, el recién formado concejo directivo mexicano de CEDO estableció la ambiciosa meta de aumentar la conciencia ambiental general en la comunidad. Con el apoyo de la Armada, bajo la dirección del Contralmirante Adolfo Fest Salmerón y la participación de Rafael Amparan (con SEDUE) y CEDO, en 1989 lanzamos un programa multinivel denominado “Ecología al Servicio de la Comunidad”, con charlas en todas las escuelas, visitas escolares a CEDO y una campaña de limpieza en toda la comunidad que involucró a unas 7,000 personas. Este evento inspirador llevó a Jeanette Clifton a acercarse a CEDO para hacer un concurso ambiental que lanzamos como evento anual a partir de 1995. En los primeros años hicimos campañas de limpieza, luego desarrollamos iniciativas de reciclaje, campañas de reducción de moscas y abordamos temas de conservación del agua. Y, finalmente en 2007, comenzamos a trabajar en la protección de hábitats clave y cuestiones de manejo de especies y pesquerías, siempre enfocándonos en involucrar a los alumnos y lograr que involucraran a la comunidad en general. En 2011 ampliamos el concurso a las otras comunidades del norte del Golfo donde trabajaba CEDO y, a lo largo de los años, estimamos que más de 100,000 estudiantes y profesores participaron directa o indirectamente en esta iniciativa. Cada concurso culminaba con una ceremonia de premiación que incentivaba a las escuelas, los maestros y los estudiantes a participar activamente en la solución de los problemas ambientales de sus comunidades. En años posteriores, los proyectos ganadores fueron premiados con excursiones de estudiantes al zoológico de San Diego y los parques naturales protegidos de la región y CEDO ayudó a los ganadores a implementar las ideas que propusieron en sus proyectos. En 2020 celebramos el 22 aniversario del concurso, que fue un testimonio para honrar a Jeanette como fundadora de esta exitosa iniciativa. En la primera década, mientras trabajábamos en temas urbanos, Jeanette trabajó en estrecha colaboración con CEDO para identificar los problemas comunitarios más apremiantes y la mejor manera de enmarcar el concurso para involucrar a los estudiantes; ella también proporcionó los premios. Ella fue extremadamente estratégica en su enfoque de este impresionante proyecto educativo y participativo, ayudando a identificar las necesidades ambientales reales y las soluciones accesibles.

Jeanette aplicó este mismo enfoque estratégico para ayudar a resolver los complicados problemas relacionados con la conservación de la marsopa vaquita marina, endémica y en peligro de extinción. Dado que la principal causa de mortalidad de la vaquita marina es su captura incidental en redes de enmalle, científicos internacionales han recomendado que su salvación radica en la eliminación de esta amenaza. Encontrar opciones económicas alternativas a la pesca con redes de enmalle es la única solución sostenible para los pescadores de la región.

Para avanzar en este cambio necesario, Jeanette vio la oportunidad de lanzar una industria artesanal con mujeres de Puerto Peñasco, inicialmente esposas de pescadores. Contrató a un diseñador de aretes profesional para elaborar un arete de vaquita, compró los materiales y herramientas y capacitó y empleó a un grupo de mujeres para producir los aretes. Con la marca “AmiVaquita”, estos aretes se vendían en CEDO, en eventos especiales y en algunos museos en todo el suroeste. Sin embargo, se hicieron más aretes de los que el mercado podía soportar, por lo que se tuvo que detener la producción. CEDO todavía tiene algunos de estos aretes en la Tienda de Regalos y todavía estamos trabajando para encontrar medios de vida alternativos para los pescadores de la región, promoviendo pesquerías que no utilizan redes de enmalle u otras ocupaciones fuera de la pesca.

En la gran celebración del vigésimo aniversario de CEDO en 2000, CEDO otorgó su premio “Liderazgo comunitario en el uso sostenible de los recursos naturales” a Jeanette y Rodger Clifton por el trabajo ambiental que se describe aquí. Si bien los Clifton apoyaron financieramente cada una de estas iniciativas, su enfoque estratégico es tan digno de mención como los fondos específicos que dieron. Para cada uno de estos diferentes proyectos, Jeanette hizo un esfuerzo concertado para promover la participación significativa de diferentes actores, involucrando siempre a la educación y a la capacitación y teniendo a la sostenibilidad financiera como otro de sus objetivos.

Su apoyo a CEDO como institución también siguió estos principios básicos y ha sido clave para el éxito de CEDO como modelo de sostenibilidad institucional. Al involucrar voluntarios, multiplicar nuestro alcance por medio de la educación, y recaudar fondos del público, CEDO es hoy la organización ambiental más antigua de México. 41 años después, hemos capturado y aprendido muchas lecciones, adaptando nuestras herramientas y enfoques para responder a los cambiantes desafíos ambientales y a las necesidades de bienestar de la comunidad.

Jeanette no era una maestra per se. Pienso en ella más como una mentora y colaboradora. Ella enseñó haciendo, un enfoque que resonó completamente con mi estilo de liderazgo, y con el que aprendimos una de la otra. Nos divertimos en todo lo que hicimos juntas. Ella era mi amiga. Ella abrazó a nuestra familia y nos hizo parte de la suya. No estoy sola cuando digo esto. Muchos amigos y familiares la extrañarán mucho, pero todos estamos muy agradecidos de haber conocido su sonrisa y amabilidad.

Descansa en paz Jeanette.

clave y programas estratégicos para apoyar la conservación de la vaquita, dirigió el desarrollo de programas de divulgación ambiental para un público diverso involucrando a cientos de miles de residentes y visitantes en la conservación y el uso sostenible de los recursos y desarrolló y editó muchas publicaciones bilingües para informar a la comunidad. Bajo su liderazgo, CEDO se convirtió en líder en el manejo de pesquerías a pequeña escala en el norte del Golfo al trabajar con docenas de cooperativas pesqueras y desarrollar dos iniciativas de manejo de pesquerías participativas basadas en ecosistemas que integran el conocimiento tradicional y la ciencia y utilizan herramientas como la Planificación Espacial Marino Costera. Además, empoderó a diez comunidades pesqueras para el uso sostenible de los recursos. El trabajo de CEDO fue reconocido en todas estas áreas con premios internacionales y nacionales por la diversidad de su estación de campo, su educación ambiental y la conservación e investigación pesquera sostenible. Peggy fue nominada para un premio Pew Research, recibió el premio de la Fundación Margarita Mirandas Mascareñas a la excelencia en la región fronteriza y recibió reconocimiento de las congresistas estadounidenses Gabrielle Giffords y Ann Kirkpatrick por su trabajo de vida.

Si quieres leer más artículos como el que acabas de leer, te invitamos a suscribirte a nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: CEDO Intercultural, PO Box 44208, Tucson, AZ, 85733, http://www.cedointercultural.org. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact