Autor: Mark Kaib. Retired USFWS Wildfire Ecologist

Queridos amigos,

Recientemente tuve una experiencia especial en CEDO en Puerto Peñasco. Habiendo viajado desde niño a estas maravillosas pozas de marea y playas, siempre fui partidario de CEDO desde sus inicios. Mi interés era volver atrás y reavivar algunos viejos recuerdos y ser voluntario de CEDO. La Dra. Nélida Barajas Acosta, la relativamente nueva Directora Ejecutiva de CEDO, y el increíble personal de CEDO son muy impresionantes. Me recibieron como si fuera familia. De inmediato salimos a acampar y realizamos censos de aves en el poco apreciado Parque Nacional y Reserva de la Biosfera El Pinacate. Luego hicimos ecoturismo en el estero Morúa en kayaks con una visita a la Cooperativa Única de Mujeres Ostioneras. ¿Qué sigue? Mañana dirá…Un intercambio educativo para desarrollar confianza y tecnologías y prácticas de pesca más sostenibles con la cooperativa de buceadores de almejas blancas de Peñasco… o una reunión comunitaria en Santa Clara para discutir la protección de la vaquita marina en peligro de extinción, o un taller en Bahía San Jorge con la cooperativa de jaiba. Verdaderamente increíble … También fue muy agradable quedarme y relajarme en la Casa Blanca de CEDO por algunos días, y ayudar a Zaida y a Paloma a organizar la tienda de regalos y guiar visitas en el museo o en las colecciones científicas.

Acampando en Sandy Beach en 1970 con la familia Kaib (Foto: John R. Kaib)

¡Todos los días fueron una maravillosa nueva experiencia! Soy viajero a nivel mundial y he estado yendo a Centroamérica últimamente como alternativa a México. Este viaje me trajo de regreso al México que conocí. La generosa hospitalidad del personal de CEDO y de los mexicanos en general, su fuerte sentido de familia y lugar, su increíble comida y sus enormes paisajes con abundante y diversa vida salvaje …. Tengo una nueva y reavivada compasión y esperanza por el futuro de México y su conservación. Mucho de esto proviene de ver los proyectos novedosos que CEDO continúa logrando y de aprovechar sus más de 40 años de empoderamiento comunitario para la conservación. Sorprendentemente, todo esto se hace con muy poco dinero y sólo debido a su gran devoción por el trabajo.

Nélida y su personal (¡por cierto en su mayoría mujeres!) están liderando el camino hacia la conservación en varios frentes muy impresionantes. Ella y su familia y todos en CEDO fueron generosos y humildes, y me iluminaron durante mi voluntariado de tres semanas. Son muy profesionales, impulsados ​​por la ética de la conservación y ambiciosos.

Todavía estoy asombrado por la amplitud y diversidad del importante portafolio de conservación que han desarrollado. Quiero agradecerles por compartir una pequeña parte de su mundo, fue realmente inspirador.

Ninguno de estos esfuerzos podría realizarse sin nuestro apoyo. Éste es un momento crucial para CEDO y Puerto Peñasco. Recién están comenzando a salir de la pandemia. Sin embargo, los desarrollos de complejos turísticos en expansión no duermen, las pesquerías en peligro de extinción se están agotando aún más y hay amenazas emergentes para importantes hábitats de vida silvestre. CEDO siempre ha entendido que el trabajo fundamental de conservación es a escala comunitaria, fortaleciendo sus formas de vida tradicionales y su resiliencia. ¡CEDO trabaja en todas estas dimensiones de la conservación a través de la educación, la capacitación, las aplicaciones científicas y la acción comunitaria! El resultado es una larga historia de casos de éxito.

Un viaje reciente al Pinacate para establecer transectos de monitoreo de diversidad de aves fue educativo para mí. Bajo el liderazgo de Miguel Ángel Grageda, estudiante de posgrado de la U of A, el Dr. Aaron Flesch, y Ángeles Sánchez Cruz de CEDO, se convocó una reunión binacional para comenzar esta importante colaboración internacional de conservación en el nuevo Centro de Visitantes del Pinacate. Después de las presentaciones y protocolos y de conectar unos con otros, nos dirigimos al paisaje de dunas de arena hacia el Mar de Cortés para llenar nuestros ojos, narices y mentes de arena. Afortunadamente los vientos en nuestra primera noche fueron ligeros y la fogata, la Negra Modelo y los nuevos amigos formaron una buena compañía. Nos levantamos antes del amanecer, tomamos un café oscuro y fuerte, burritos, y el equipo se lanzó para establecer el primer transecto a través de los vastos campos de dunas también conocidos como Gran Desierto. El final del transecto estaba tan cerca…. pero aún no podíamos ver el océano azul. Luego, por supuesto, tuvimos que escalar la duna cercana más alta y ser recompensados ​​con una vista del Mar de Cortés en toda su majestuosidad, similar a la que gozara el Padre Kino hace unos 400 años.

A la mañana siguiente me encontré con Aaron y Abelardo. Aaron es un consumado ornitólogo, que se arriesga a documentar las migraciones de aves a través de la frontera suroeste. Abelardo es fotógrafo profesional y planificador interdisciplinario de CEDO. Nos encontramos en Campo Cono Rojo, un antiguo cono de ceniza volcánica. Habíamos acampado la noche anterior sobre la lava. Nos despertamos en un denso bosque de ocotillos con gigantes rodales de Bursua microphyla, también conocidos como torote, y campos de biznagas con cabeza de medusa. Este espectacular y atractivo bosque de matorrales volcánicos no lo encontrarás en ningún otro lugar del mundo que no sea en El Pinacate. El paisaje desértico paleo-volcánico es muy impresionante, esperaba ver dinosaurios, pero quedé encantado con las lagartijas de arena con cola de cebra, los diminutos y casi invisibles colibríes de Anna, con sus sirenas de alto tono zumbando y el fantasma negro phainopepla alimentándose de bayas palo verde. Me volví a conectar deliciosamente con la madre tierra.

Éste fue y es un gran momento para inspirarse en CEDO para el bien de nuestro planeta. Las donaciones siempre ayudan. Ser voluntario durante algunas semanas o meses puede ser muy gratificante y una buena oportunidad para repasar tu español. Tengo que animar a todos los que se preocupan. Por favor, continúen apoyando generosamente a CEDO y la conservación de cualquier forma que puedan. Estén atentos a la lista de deseos en constante cambio de CEDO; puede haber un artículo que esté acumulando polvo en su garaje que sería un gran beneficio para sus operaciones. Tener voluntarios gringos proporciona una dimensión diferente de apoyo a CEDO que es invaluable para todos. Incluso se puede trabajar desde los EE. UU. de forma remota. Hay un sinfín de proyectos, tareas, mantenimiento, educación, ciencia ciudadana, capacitación y formas de personalizar su experiencia en función de sus conocimientos, habilidades e intereses. La sinergia intercultural creada durante estos intercambios de voluntarios es invaluable.

Estuve viviendo mi sueño las últimas 3 semanas, y personalmente me beneficié mucho más que CEDO de mi visita.  PConsidere la posibilidad de realizar donaciones recurrentes a CEDO para la conservación de la vida silvestre, o mediante una experiencia intercultural voluntaria con CEDO … no se arrepentirá.

Otro Día – Más Aventura

Mark Kaib | Retired USFWS Wildfire Ecologist

Apoya a CEDO

Nuestro equipo, nuestra estación de campo y nuestras instalaciones son fundamentales para nuestro trabajo de investigación, conservación y bienestar comunitario.

Apoya los esfuerzos de CEDO para continuar nuestro trabajo de campo para proteger y promover el uso responsable de esta maravillosa ecorregión donde el Desierto de Sonora se encuentra con el Mar de Cortés.

Si quieres leer más artículos como el que acabas de leer, te invitamos a suscribirte a nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: CEDO Intercultural, PO Box 44208, Tucson, AZ, 85733, http://www.cedointercultural.org. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact