Por: Catalina López-Sagástegui. Directora General, dataMares.

En los últimos años, el acceso a la información se ha convertido en uno de los temas prioritarios entre académicos, organizaciones de la sociedad civil y gobiernos. Todas las decisiones que tomamos en nuestras vidas diarias se basan en información que está a nuestra disposición. Desde la playa que escogemos para pasar el día, el modelo de celular que usamos, hasta el pescado que comemos; decidimos lo que hacemos o consumimos según con base al conocimiento adquirido a través de experiencia o porque alguien nos la ha compartido.  En la ciencia, la conservación y la gestión de recursos naturales sucede lo mismo, con la diferencia de que mientras más actualizada y precisa sea la información disponible, mejores decisiones podremos tomar. Pero ¿qué sucede cuando no existe información, o no tenemos acceso a ella? Mientras que las consecuencias varían dependiendo de la situación, la falta de información limita nuestra capacidad de generar o aprovechar algún beneficio que podría mejorar nuestra calidad de vida y mantener la salud de los ecosistemas.

En un esfuerzo para promover una cultura de ciencia abierta, el Programa Marino del Golfo de California creó en octubre del 2014 la plataforma llamada dataMares con dos objetivos en mente: (1) ofrecer un espacio seguro y de libre acceso (datos abiertos) para bases de datos biológicos, pesqueros, económicos y espaciales (información geo-referenciada), y (2) conectar la ciencia con los tomadores de decisiones y la sociedad civil.

En dataMares compartimos información de distintas disciplinas científicas a través de contenido escrito, representaciones gráficas e interactivas, infografías, videos animados, o bien, bases de datos, archivos de información geoespacial o fotografías aéreas. Nuestra meta es aumentar el conocimiento sobre el capital natural que existe en México.

Al día de hoy, la plataforma dataMares ha colaborado con más de 20 instituciones académicas, organizaciones de la sociedad civil, y organismos de gobierno, tanto de México como del extranjero. Estos esfuerzos han permitido incrementar y enriquecer el acervo de datos, así como el contenido y los análisis publicados en nuestro portal. Además de contar con asesores científicos que nos ayudan a revisar y editar el contenido técnico, el equipo de dataMares incluye a expertos en comunicación de la ciencia encargados del diseño y producción de los productos. Sin duda, este equipo multidisciplinario ha impulsado un movimiento en la comunicación de la ciencia en México basado en la innovación y creatividad.

Al explorar la plataforma se encontrarán con 126 visualizaciones de datos que se han construido a partir de 121 bases de datos distintas. Además, los dataPosters, dataGráficos y Perfiles de Especie, presentan información en formatos amigables y de fácil lectura. Los temas varían e incluyen oceanografía, pesquerías, ecología (marina y terrestre), turismo y conservación. La mayoría de la información que se puede encontrar en dataMares fue generada por científicos, a través de proyectos de investigación de corto, mediano y largo plazo. Por ejemplo, la base de datos científicos más grande corresponde a un proyecto de monitoreo de arrecifes rocosos en el Golfo de California y Pacífico Mexicano liderado por el Instituto de Oceanografía Scripps. Desde hace 22 años, un grupo de investigadores ha visitado 117 arrecifes rocosos para monitorear las comunidades de peces e invertebrados y poder generar estadísticas de biomasa y abundancia.

También hay información que se obtiene directamente de instituciones de gobierno. Por ejemplo, tenemos una base de datos de capturas pesqueras reportadas a la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca en el Golfo de California y Pacífico que incluye registros del 2001 al 2019. A través de una colaboración con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, hemos creado una visualización con información sobre las áreas naturales marinas protegidas proveniente de los programas de manejo y de investigaciones científicas. Además, incluye una sección de especies prioritarias en donde se pueden conocer resultados de programas de monitoreo. En el 2020, en colaboración con la Comisión Nacional Forestal, lanzamos una colección de productos de difusión llamada dataBosques, que en conjunto buscan explicar el trabajo detrás de la gestión de los recursos forestales en México.

Contribuir al acervo de información de dataMares no es difícil y nuestro equipo está listo para asesorar en procesos de colecta y estandarización de datos. Asimismo, se asesora en el proceso de selección y diseño de materiales para la comunicación de la ciencia. Investigadores y grupos dedicados a generar datos pueden resguardarlos en nuestra colección digital vinculada a la biblioteca de la Universidad de California, la cual asigna un objeto identificador de material digital (DOI), con el cuál se pueden citar estos datos y dar la autoría a quién ha hecho posible la colecta de los mismos.

No importa el tamaño de las bases de datos, el mecanismo está diseñado para que éstas se puedan actualizar periódicamente.

Una de las bases de datos que se actualiza continuamente es la que construye el Centro para la Biodiversidad Marina y la Conservación, en colaboración con pescadores ribereños de distintas comunidades en el Golfo de California y el Pacífico Mexicano. El monitoreo pesquero ribereño colecta datos de capturas pesqueras, variables biológicas de las especies objetivo y costos operativos. Este programa ha permitido mejorar nuestro conocimiento sobre las dinámicas pesqueras en distintas regiones, dado que el nivel de detalle en la información que se genera es a nivel embarcación. Esta información contribuye a mejorar el manejo pesquero y permite que las pesquerías se evalúen con la mejor información disponible.

En dataMares estamos apostando a que el acceso a información empodere a las comunidades y a los usuarios de los recursos naturales, para que participen en procesos de toma de decisiones que buscan la sostenibilidad social, ambiental y económica. A seis años del lanzamiento de dataMares, hemos aprendido que esto lleva tiempo, pero es algo en lo que vale la pena invertir.

Si queremos ver un cambio en cómo nos relacionamos con nuestro entorno natural, necesitamos garantizar el libre acceso a información. Necesitamos a ciudadanos exigiendo y participando en la generación de datos y conocimiento que permita enfrentar los retos ambientales y económicos del futuro. Necesitamos a científicos dispuestos a compartir su conocimiento para crear capacidades en los jóvenes y garantizar que la sociedad se beneficie de dicho conocimiento.

Si logramos cerrar la brecha entre la ciencia y la sociedad, podremos construir una cultura de corresponsabilidad en donde la colaboración con autoridades se incentive a través del aprendizaje colectivo.

Si quieres leer más artículos como el que acabas de leer, te invitamos a suscribirte a nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: CEDO Intercultural, PO Box 44208, Tucson, AZ, 85733, http://www.cedointercultural.org. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact